Espiraciones

Y mi Atleti ganó.

Si, y la esencia de esto una vez mas la define de forma magistral Iñako Díaz Guerra en el Mundo:

http://www.elmundo.es/deportes/futbol/2018/05/16/5afca520e5fdea16438b45f9.html

Pongo el texto que es cortito:

Ahora que ganamos y Fernando Torres, feliz como el niño que fue, levanta la copa como si nunca antes hubiera tocado una, ahora más que nunca hay que recordar quiénes somos. Para eso está Fernando. No es el veterano que salió para perder tiempo y le pareció un regalo. No es la estrella que ganó Mundial, Eurocopa y Champions como protagonista, pero nunca se sintió tan pleno como cuando logró una Europa League como secundario con el Atleti, su Atleti. No es la leyenda que se despide a lo grande. No. Fernando Torres es nuestra memoria histórica.

Porque, ahora que ganamos, no podemos permitirnos olvidar que perdimos. Mucho y hace poco. Que caímos a profundidades insospechadas y sólo acudieron al rescate un niño pecoso y un viejo cascarrabias. Que aguantamos chistes, noches sin cenar, futbolistas impropios. Pero salimos. Porque siempre se sale, se sube, se baja. “Ganar, ganar, ganar y volver a ganar”, decía el viejo. Tan simple, tan improbable. Y es que perder es lo normal aunque el fútbol actual parezca olvidarlo. Fracaso. Todo es un fracaso. Los equipos que bajan piden disculpas como si lo hubieran hecho adrede. Darlo todo no basta. El segundo es un mediocre. Y, ¿saben qué? Mediocre es quien cree eso.

Y es que, ahora que ganamos y son otros los que cantan bajo la lluvia pese a saberse derrotados, debemos recordar que la victoria es el broche del sentimiento de pertenencia, pero jamás su esencia. Que la vida es una tómbola (tom, tom, tómbola) y todos podemos imaginar un escenario en el que un mínimo detalle lo cambia todo. Lo sabe usted, que aún hay noches en las que se levanta sobresaltado porque el disparo de Schwarzenbeck se va fuera, alguien estorba lo suficiente a RamosGriezmann marca el penalti… Lo sabe el hincha del Marsella, que soñará que Germain no falla el mano a mano, que Anguissa no se hace un lío, que Griezmann es humano. Así que hoy beberemos para celebrar con la certeza de que cualquier día de estos lo haremos para olvidar. Más jodidos, igual de orgullosos.

Porque, ahora que ganamos, esos tipos que se abrazan ahí abajo me representan tanto como en Lisboa o en Milán. Tanto como Hasselbaink llorando en Oviedo. Griezmann quizás se vaya, pero en este instante le veo bailar como si fuese de Carabanchel y todo tiene sentido. Si se va, lo hará tras una exhibición de talento (nada nuevo) y de sacrificio (nada nuevo, pero mucho menos comentado). Haga lo que haga, sólo se merece agradecimiento y buenos recuerdos. Me han dejado mucho peor otras veces, no les voy a engañar. Y Simeone, más discutido este año que nunca antes, sonríe sabiendo que acaba un curso complicadísimo con un título y un (probable) subcampeonato liguero. Que se han escrito novelas épicas con mucho menos.

Y es que ahora que ganamos la Europa League y de inmediato pensamos en la Champions, que Griezmann baila, que Simeone sigue al frente, que Torres se siente al fin completo, que una hora después aún se canta el himno… Ahora que al fin hacemos caso al viejo y ganamos, ganamos y ganamos. Ahora más que nunca debemos recordar que todo eso pasará y quedará lo único importante:  El Atlético de Madrid.

M.

La esencia del Liderazgo

Como me dijo un compañero cuando lo compartí en Linkedin, “No dejemos de compartir estos mensajes hasta que algún día las cosas empiecen a cambiar…”

Que lo disfruteis

M.

The client is always wrong

client

Interesante reflexión:

http://www.forbes.com/sites/jaysondemers/2014/09/02/no-the-customer-is-not-always-right/#37cfb8737de4

Me quedo sobre todo con las conclusiones:

Final Thoughts

Just because your customers aren’t always right, doesn’t mean you can’t learn from them. I love the Bill Gates quote: “Your most unhappy customers are your greatest source of learning.” If you have a customer or client who is seemingly impossible to please, learn from them; this doesn’t mean you need to keep them as a customer, but ask yourself what you can do differently in the future to avoid a similar problem.

I would also like to note that I’m not suggesting we simply give up on resolving conflict with customers. I’m simply saying this: Look at the bigger picture when dealing with consistently unreasonable customers or clients. Look at what’s really important, and ask yourself if repeatedly attempting to please an unpleaseable customer is really the best business decision.

What do you think: Is the customer always right? If not, how do you know when ‘enough is enough’?

M.

 

Anuncios

One comment

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s